Nuestro Blog


Back to Blog

El importante vínculo entre  Género y Justicia

Cuando insistimos en la necesidad de revisar las sentencias judiciales que se están emitiendo es por la importancia de saber qué está pasando, y qué tipo de justicia se está impartiendo en nuestro país. Sólo así podremos evidenciar, entre otras cosas, esas peligrosas interpretaciones que convierten a las víctimas en culpables.

A menudo las normas y leyes reproducen estereotipos machistas y discriminatorios, pero mayoritariamente estos estereotipos provienen de las interpretaciones de quienes imparten justicia. Interpretaciones que son la base de sentencias y que constituyen una importante barrera para el acceso a la justicia. Es por eso que el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la mujer (CEDAW) de la ONU recomienda, entre otras cosas, la formación en género de jueces, fiscales y abogados.

Víctima de secuestro y violación se convierte en culpable

Flor, de 20 años, fue secuestrada, agredida físicamente y violada en la Ciudad de México. Cuando el violador la intentó matar, ella se defendió. Cuando llegó la policía, relató el ataque sufrido. Días después el secretario judicial del Juzgado 68 de lo Penal dictó auto de formal prisión contra Flor. Sin valor probatorio a su declaración, y a pesar de actuar en legítima defensa, fue encarcelada por homicidio calificado. Así es cómo una víctima de secuestro y violación se convierte en culpable. Tras un Amicus Curiae[1], Flor pudo salir bajo fianza de más de 30 mil dólares. Sin embargo, el proceso penal en su contra continúa.

La historia de violencia de Flor es solo un caso más de violencia contra las mujeres de los 6463 casos que hasta la fecha se registran en Ciudad de México, según el Banco Nacional de Datos e Información. Qué, para mayor gravedad, terminó en violencia institucional y criminalización de la víctima.   Para evitar que esto ocurra, en 2007, el Congreso de la Unión aprobó la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV), donde en el Artículo 38, fracción IV señala específicamente, la necesidad y obligación de: “Educar y capacitar en materia de derechos humanos de las mujeres al personal encargado de la impartición de justicia, a fin de dotarles de instrumentos que les permita juzgar con perspectiva de género”

No quería matarla”.

No basta con escuchar “la maté porque era mía”, ahora se suma “en realidad no quería matarla”. Un Tribunal de Yucatán se negó a procesar por delito de homicidio en grado de tentativa a un agresor, ya que considera que él “no quería matar a su novia”.  A María, su exnovio la golpeó y apuñaló repetidas veces en la cara, brazo, muñecas, abdomen, tórax y cuello (seccionándole la yugular), pero, al parecer, “no quería matarla”. Cuando sus padres acudieron en su auxilio,  el agresor huyó.  María salvó su vida, para tener que escuchar después del juez que no se procesaría a su agresor por tentativa de homicidio: “El Tribunal[2] considera que no hay evidencia para concluir que el agresor buscaba matar a la joven, a pesar de las amenazas y de las heridas que le ocasionó brutalmente(..), el Tribunal argumenta que el agresor decidió por sí solo dejar de agredir a la joven, y por lo tanto, no tenía intención de matarla, ya que de haberlo querido así, “sin duda, nada se lo hubiera impedido”[3].

La CEDAW (art. 7) insiste en que los Estados deben establecer procedimientos legales justos y eficaces para la mujer que haya sido sometida a violencia, que incluyan, entre otros, medidas de protección, un juicio oportuno y el acceso efectivo a tales procedimientos. Para María no hubo nada, ni un procedimiento eficaz, ni siquiera medidas de protección.

Tu familia te vende y el estado te encarcela

Roxana, una niña tzotzil de 14 años fue detenida y multada en Chiapas por decidir abandonar a su marido y regresar con su familia.  Roxana escapa de su hogar marital (con un hombre mucho mayor que ella) y regresa con su familia. Su marido denuncia el abandono y exige que la menor pague 15.000 pesos mexicanos (gastos de la boda). Al no poder afrontar la deuda Roxana fue encarcelada y condenada a pagar una multa aún mayor (24.700 pesos). Salió en libertad cuando la familia consiguió reunir el dinero.

En algunos medios de comunicación el Juez del caso desmintió el encarcelamiento de la menor, y admitió que la niña fue vendida. Pero ni condena la venta de la niña, ni señala que medidas se tomaron para protegerla, como hubiera correspondido. Según el derecho internacional y de pactos específicos de derechos humanos, los Estados también son responsables de actos privados si no adoptan medidas necesarias  para impedir la violación de los derechos o para investigar y castigar los actos de violencia e indemnizar a las víctimas[4]. La CEDAW (art 6) sigue insistiendo, y nuevamente exige a los Estados que adopten medidas para suprimir todas las formas de trata y explotación de la prostitución de la mujer. Y si, la venta de niñas, enmascarada en matrimonio forzado, es trata de personas. Roxana tenía 14 años.

Postal4_2
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Gmail

Si, la venta de niñas es delito

Una jueza mexicana ordena “reintegrar a sus progenitores” a una niña cuyo padre y madre intentaron venderla para pagar una deuda. Tania huyó del lugar cuando se enteró de que trataban de venderla. La niña manifestó que no quería regresar con su familia, pues tenía miedo de ser vendida nuevamente. La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) dictó medidas cautelares en favor de la niña, pero la Jueza ordenó que se reintegrara a la niña a su madre y padre. Más adelante, gracias a la movilización de grupos de derechos humanos, la jueza optó por ingresar a Tania en un albergue estatal.

La violencia en la familia es una de las formas más frecuentes de violencia contra las mujeres de cualquier edad. Violencia que no sólo termina por comprometer su salud, sino su capacidad de agencia para llevar una vida plena. Como señalamos, Comité CEDAW exige la adopción de medidas preventivas y punitivas para acabar la trata de mujeres y la explotación sexual[5]. La venta de niñas es un delito, es una forma de trata de personas, por lo que la justicia debe proceder obligatoriamente.

——–

Estos son solo algunos ejemplos que se documentaron en años pasados en los Premios Género y Justicia al Descubierto. Premios creados por la organización Women’s Link Worldwide para visibilizar los pronunciamientos o decisiones hechos por, jueces y juezas, miembros de comités de protección de derechos humanos, de juntas u oficinas de asilo o por fiscales y defensores del pueblo, que hayan tenido un efecto positivo o negativo sobre la equidad de género.

Este año, ganó el Premio Garrote Especial del Público por mala práctica judicial una sentencia mexicana que condena a una madre por no cumplir adecuadamente su papel de madre “tradicional”. Silvia fue demandada por su ex-pareja para quitarle la custodia de su hijo en común. El juez[6] determina quitarle a Silvia la guarda y custodia de su hijo, basándose en que ella no ha cumplido con su “rol tradicional de madre”.  No bastándole con esto, ordena a Silvia asistir a terapia psicológica para que “acepte los roles tradicionales de género”, para que así pueda “acertar” como madre en la formación y educación de su hijo. Silvia lleva años sin ver a su hijo.

Para ver más sobre este caso http://cadenaser.com/ser/2016/06/07/sociedad/1465280478_550408.html 

 

*Los nombres de las personas que aparecen en el texto han sido modificados. 

[1] El amicus curiae (amigo de la corte o amigo del tribunal) es una expresión latina utilizada para referirse a presentaciones realizadas por terceros ajenos a un litigio, que ofrecen voluntariamente su opinión frente a algún punto de derecho u otro aspecto relacionado, para colaborar con el tribunal en la resolución de la materia objeto del proceso. (Wikipedia.org)

[2] Colegiado en Materias Penal y Administrativa del Decimocuarto Circuito de Yucatán

[3] http://womenslinkworldwide.org/premios/interna-caso.php?lis=1$$-42BLXwn1qtpPXMBVvgB&idi=es

[4] Recomendación general no. 19 CEDAW

[5] RECOMENDACIÓN 19

[6] El caso llegó al Juez 42º de lo Familiar del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 
Share This

Comparte

¡Comparte esto con tus amigos!