Nuestro Blog


Back to Blog

 

El presente informe es resultado de un esfuerzo desde la sociedad civil organizada para monitorear el diseño, la implementación y los resultados de la llamada Estrategia 30-100, lanzada el 25 de abril de 2016 por el gobierno de la Ciudad de México para atender el problema de la violencia sexual en contra de las mujeres en el transporte público. Es un Informe realizado por distintos grupos de la sociedad civil: Ala Izquierda, EQUIS Justicia para las Mujeres, el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) y el Área de Derechos Sexuales y Reproductivos del Programa de Derecho a la Salud del Centro de Investigación y Docencia Económicas (ADSYR).

La parte nodal de este Informe analiza la Estrategia 30-100 como lo que es: una política pública gubernamental que tiene como propósito específico combatir la violencia sexual que sufren las mujeres en el transporte público. Este Informe, por lo tanto, ofrece un análisis de cómo fue diseñada esta Estrategia –quiénes participaron en este proceso, qué diagnóstico utilizaron, qué alternativas de política pública consideraron–, cómo fue implementada y qué mecanismos de evaluación y rendición de cuentas se establecieron para monitorearla.

Como se podrá leer, consideramos que la Estrategia 30-100 presenta problemas desde su concepción: no está basada en un diagnóstico adecuado del problema público que dice querer atacar y esta falta de diagnóstico se ve reflejada en las medidas específicas que se implementaron como parte de la Estrategia, medidas que, si bien tenían las mejores intenciones, están mal diseñadas y, en muchas ocasiones, mal ejecutadas también. Encima de todo, el gobierno no previó indicadores, ni procedimientos adecuados para evaluar la Estrategia y poder así rendir cuentas a la ciudadanía. Como política pública, en otras palabras, la Estrategia 30-100 es endeble e insuficiente para hacerle frente al problema que supuestamente debía atacar. Más aún: puede incluso ser contraproducente, ya que ha implicado no solo un desgaste institucional y de cara a la ciudadanía, sino un gasto de recursos que se pudieron haber utilizado para otro tipo de políticas. Por eso, insistimos, es tan importante analizarla: porque no bastan las buenas intenciones en esta materia, sino que son necesarias acciones bien fundamentadas, estudiadas y diseñadas para de hecho poder mejorar la vida de las personas; en este caso, de las mujeres.

Además de contener un análisis de la Estrategia 30-100, este Informe también incluye una serie de recomendaciones que –esperamos– puedan contribuir a mejorar la manera en las que las políticas públicas se diseñan, implementan y evalúan, ya que el ejercicio de nuestros derechos depende de ello.

Para consultarlo de click en el siguiente enlace: informe-final_web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 
Share This

Comparte

¡Comparte esto con tus amigos!