Nuestro Blog


Back to Blog

Violación de la libertad personal  por detención ilegal

Tras cuatro años y 6 meses en prisión, María cumplió su condena. Pero no fue puesta en libertad hasta días después. Esto no es un caso aislado. La violación al derecho de la libertad personal  por detención ilegal y arbitraria a personas privadas de libertad en centros de reclusión sucede con cierta asiduidad.

Es por eso que la CDHDF emitió el pasado diciembre la Recomendación 15/2015 sobre la violación de la libertad personal, con 56 quejas de retenciones ilegales producidas en diferentes Centros Penales del Distrito Federal. La duración de las retenciones varía de un día hasta 812 días, según los casos presentados en la citada Recomendación.

La inadecuada integración de los expedientes jurídico-administrativos suele ser una de las principales causas por las que los Centros Penales cometen estos delitos de retención ilegal, pero en este caso, sumaron además  como causa de su negligencia un cambio en el proceso judicial: un amparo directo para impugnar su inocencia.  María interpuso este recurso, mientras estaba en prisión, reclamando su inocencia ante el Poder Judicial. Ella, al margen de haber cumplido íntegramente su pena, quería que el Estado reconociera su inocencia para que su familia la perdone, para no vivir con el estigma de haber pasado por prisión.

Para María, como para muchas otras mujeres que pasan por prisión, la vida en la cárcel implica abandono familiar y estigma social. Pasar por prisión se convierte en la marca de “mujer mala”. Esto deriva en primer lugar en abandono familiar durante su estancia en la cárcel, y en una dimensión más amplia, en el ámbito sociocultural abona una serie de estereotipos que fomentan la exclusión social, sobre-penalizadas socialmente.  María quería vivir sin esa marca, quería recuperar a su familia.

El Centro Penal alegó que, debido al recurso, María ya no estaba a disposición del Centro, si no del Juez. Sin embargo las negligencias cometidas por el Centro Penal empezaron antes.

Tres días después de su retención ilegal, el Centro sugirió a María renunciar al proceso por el que se le podría declarar inocente, como condición para poder salir. Pero tampoco sirvió, tras hacerlo, siguió retenida.

La defensa de María, constituida por abogados de la UNAM, metió recursos para exigir su salida inmediata de prisión, presentó una queja a la Comisión de Derechos Humanos y un amparo indirecto al Juez del Distrito  por la violación del derecho a la libertad personal de María. Aunque la CDHDF actuó adecuadamente, sus recomendaciones no tienen carácter obligatorio y las autoridades del Centro de Reclusión las desestimaron, el juez de amparo en turno no considero el asunto como urgente y fue tramitado como un asunto normal hasta dos días después.

Ninguna autoridad pudo dar una solución que terminara con la violación de derechos de María urgentemente.

Finalmente, María fue puesta en libertad a las 11 de la noche, tras cinco días retenida ilegalmente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

 
Share This

Comparte

¡Comparte esto con tus amigos!