Divorcio por separación de los cónyuges


Divorcio por separación de los cónyuges

Familiar

FECHA: 2013

MATERIA: Familiar

SUBCATEGORIA: Divorcio

ESTADO: Campeche

TRIBUNAL: Tribunal Superior de Justicia del Estado de Campeche

TEMAS: Alimentos

Resumen de los Hechos


El señor “Y” promovió en contra de la señora “X” un Juicio Ordinario de Divorcio fundando su acción en la causal XX del artículo 287 del Código Civil del Estado de Campeche, la cual consiste en: la separación de los cónyuges por más de dos años, independientemente del motivo que haya originado la separación; misma causal en los términos del artículo 304 del Código Civil del Estado prevé que ninguno de los cónyuges tiene derecho a recibir alimentos. Estaban casados por separación de bienes y tienen dos hijos mayores de edad. La mujer argumentó que ella nunca desempeñó empleo alguno con el cual obtuviera ingresos, sino que durante su vida matrimonial se dedicó al trabajo del hogar y al cuidado de los hijos, sustentando esto únicamente en su dicho. La Jueza de Primera Instancia resolvió disolver el vínculo matrimonial, sin embargo, condenó al hombre al pago del 40% de todas sus percepciones a favor de sus hijos en concepto de pensión alimenticia, pues sus dos hijos aún se encuentran cursando sus estudios, y puesto las condiciones de la mujer, en la aplicación de la perspectiva de género, la juzgadora ordenó al hombre el pago del 10 % de sus percepciones a favor de la mujer como una medida afirmativa para eliminar la discriminación. Ante dicha resolución el hombre promovió un recurso de apelación argumentando violación a sus garantías de audiencia, legalidad y seguridad jurídica, pues la autoridad responsable tomó una decisión basándose únicamente en la simple declaración de la demandada, alegó que no existía discriminación hacia la mujer. Por último, alegó que la aplicación de las obligaciones del artículo 1 de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer le únicamente al poder legislativo, además que la sentencia de primera instancia carece de debida fundamentación, pues la juzgadora omitió mencionar desde cuando resulta aplicable dicha convención para el Estado Mexicano. El Tribunal de Alzada resuelve declarando los agravios del actor de apelación parcialmente fundados pero inoperantes, confirma la sentencia apelada. Inconforme con la sentencia de apelación, interpuso el Juicio de Amparo Directo, sin embargo, el Tribunal Federal negó el amparo al quejoso.

Resumen del Análisis


En primera instancia la jueza inaplicó el ordenamiento local, por considerarlo injusto y discriminatorio de las mujeres basándose en el artículo 1 de la CEDAW, argumentado que el decretar una pensión a la señora X, era una “medida apropiada para asegurar el pleno desarrollo y adelanto de la mujer, con el objeto de garantizarle el ejercicio y goce de los derechos humanos en igualdad de condiciones frente a los hombres”, sin embargo, se observa que la resolución carece de argumentación con perspectiva de género y técnica jurídica.

El asunto reviste relevancia jurídica bajo los argumentos de la Magistrada de segunda instancia, la cual aplica los principios de interpretación conforme del ordenamiento local a la luz de la constitución en su artículo 1 y 4, así como la CEDAW, determinando que es necesario la inaplicación del artículo 304 de código civil, ya que no representa el criterio hermenéutico más favorable y protector de las personas, pues dicho artículo al ser parte de una construcción cultural jurídica también esta permeada de discriminación hacia la mujer, asumiendo que es parte de su “naturaleza” asumir el cuidado de los hijos y las labores del hogar, ignorando el gran aporte de la mujer al bienestar de la familia y desarrollo de la sociedad, motivo por el cual no reconoce el valor económico de su trabajo en el hogar, por lo cual de aplicar dicho articulado, se estaría incurriendo en discriminación hacia la mujer. Por ello, la CEDAW, en concordancia con el artículo 1 Constitucional, mandata a todas las autoridades en los ámbitos de su competencia, corregir el papel tradicional entre hombres y mujeres en la sociedad y en la familia.

Además la jueza de segunda instancia también funda su resolución en el artículo 16 del mismo ordenamiento en comento, por todo lo anterior asegurar una pensión a la mujer, es una medida de reconocimiento a su papel en el hogar, ya que sin éste, el señor “Y” no hubiera podido encontrarse en condiciones óptimas para asistir a su trabajo y formar su propio patrimonio. Asimismo, ya que la señora “X” se dedicó 22 años al cuidado del hogar, sería injusto no otorgarle la pensión, pues dada su edad (48 años) y el tiempo que se ha quedado sin laborar fuera del hogar, se quedaría sin ingresos para hacer frente a sus necesidades alimentarias; el tribunal de amparo resuelve confirmando la sentencia de la segunda instancia, bajo los mismos argumentos aquí vertidos.

Ficha de Análisis