Violencia en espera de atención: Los Centros de Justicia para las Mujeres frente a la crisis por COVID-19

Este informe recopila datos a través de las plataformas de transparencia proactiva de los Centros de Justicia, testimonios de mujeres usuarias y entrevistas estructuradas por vía telefónica a funcionarias. Los hallazgos obtenidos permiten entender cuáles y cómo son los servicios ofrecidos, sus horarios de atención y los criterios (escritos y fácticos), así como las medidas sanitarias para ofrecer servicios a mujeres y niñas víctimas de violencia.

De igual forma, los resultados revelan las percepciones de las funcionarias de los Centros de Justicia para las Mujeres frente al aumento de violencia. Este ejercicio de seguimiento y monitoreo es una invitación abierta para que otras organizaciones de la sociedad civil sumen esfuerzos para incidir en instituciones públicas y garantizar los derechos de las mujeres.

¿Qué encontrarás en este informe?

A raíz de la contingencia por COVID-19, las mujeres se han enfrentado a diversas limitaciones en el acceso a los servicios proporcionados por los Cejum que vulneran su derecho a una vida libre de violencia: disminución en los horarios de atención, falta de emisión de órdenes de protección, o el poco seguimiento en cuanto a servicios psicológicos y actos de investigación.

Los testimonios revelan que el acompañamiento de activistas, contar con una denuncia, o incluso sufrir un hecho de violencia extrema, se convierten en requisitos para poder acceder a los servicios de manera más inmediata y efectiva, vulnerándose el derecho al acceso de justicia de las que no cuentan con estos recursos o viven otras modalidades de violencia.

Las declaraciones de las funcionarias dan cuenta de una ausencia de datos oficiales e información pública con respecto a las mujeres atendidas por estos Centros de Justicia para Mujeres, lo que representa un obstáculo para visibilizar el aumento de la violencia de género durante la crisis sanitaria.